[Ir al contenido]

Diabetes tipo 2: ¿qué es?

En lo que respecta a nuestro cuerpo, lo más probable es que pases más tiempo pensando en tu cabello que en tus hormonas. De todos modos, hay personas a quienes un problema relacionado con una hormona llamada "insulina" les provoca una afección llamada diabetes tipo 2.

¿Qué es la diabetes?

Qué pasa en la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que afecta al modo en que el organismo utiliza la glucosa, un azúcar que es la principal fuente de energía o "combustible" del cuerpo. Tu cuerpo necesita glucosa para seguir funcionando. Es así cómo debería funcionar:

  1. Comes.
  2. La glucosa procedente de los alimentos que ingieres entra en tu torrente sanguíneo.
  3. Tu páncreas fabrica una hormona llamada insulina.
  4. La insulina ayuda a la glucosa a entrar en las células del cuerpo.
  5. Y, así, tu cuerpo obtiene la energía que necesita.

El páncreas es una glándula larga y plana, ubicada en la barriga, que ayuda al cuerpo a digerir los alimentos. También fabrica insulina. La insulina es como una llave que abre las puertas para acceder a las células del cuerpo. Y permite que penetre la glucosa en su interior. Entonces, la glucosa puede pasar de la sangre al interior de las células.

Pero, cuando alguien padece una diabetes, su organismo no fabrica insulina o bien la insulina que fabrica no funciona como debería funcionar. Puesto que la glucosa no puede entrar en las células con normalidad, las concentraciones de azúcar en sangre aumentan demasiado. Y una concentración elevada de azúcar en sangre no tratada hace que la gente se encuentre mal.

¿Qué es la diabetes tipo 2?

Hay dos tipos principales de diabetes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Las dos causan una concentración alta de azúcar en sangre de formas diferentes.

En la diabetes tipo 1, el páncreas no puede fabricar insulina. El cuerpo puede obtener glucosa procedente de los alimentos, pero la glucosa no puede entrar en las células, que la necesitan para funcionar, de modo que permanece en la sangre. Esto hace que la concentración de azúcar en sangre aumente mucho.

En la diabetes tipo 2, el cuerpo sigue fabricando insulina. Pero una persona con una diabetes tipo 2 no responde con normalidad a la insulina que fabrica su cuerpo. Por lo tanto, la glucosa es menos capaz de entrar en las células y de cumplir con su función de suministrar energía.

Cuando la glucosa no puede entrar en las células por este motivo, los médicos lo llaman resistencia a la insulina. Aunque haya mucha insulina en el cuerpo de una persona, porque no funciona adecuadamente, el páncreas sigue detectando una concentración alta de glucosa en sangre. Y esto hace que el páncreas fabrique todavía más insulina.

El páncreas se puede acabar agotando por el esfuerzo excesivo de fabricar tanta insulina. Cuando ocurre esto, el páncreas puede dejar de ser capaz de fabricar suficiente cantidad de insulina para poder mantener bien controlada la concentración de azúcar en sangre. Por lo general, cuando la concentración de azúcar en sangre de una persona es repetidamente alta, se trata de un signo de que padece una diabetes.

¿Quién desarrolla una diabetes?

¿Qué es lo que hace a la gente más proclive a desarrollar una diabetes tipo 2? Nadie lo sabe con seguridad. Pero los expertos tienen algunas ideas sobre qué factores exponen a la gente a un mayor riesgo.

  • La mayoría de las personas con una diabetes tipo 2 tienen sobrepeso.
  • Las personas que tienen parientes con diabetes son más proclives a desarrollar esta enfermedad.
  • Las personas mayores de 10 años son más propensas a desarrollar esta enfermedad que los niños pequeños.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la diabetes tipo 2?

La gente que padece una diabetes tipo 2, puede no saberlo, porque los síntomas no siempre son evidentes y pueden tardar un tiempo en desarrollarse. Algunas personas no presentan ningún síntoma en absoluto.

Pero, cuando una persona desarrolla una diabetes tipo 2, puede:

  • orinar mucho porque su cuerpo intenta eliminar el exceso de azúcar en sangre a través de la orina
  • beber mucho para compensar todo lo que elimina al orinar.
  • sentirse muy cansada todo el tiempo porque el cuerpo no puede usar el azúcar como fuente de energía adecuadamente.

Así mismo, la gente cuyo cuerpo está teniendo problemas para usar la insulina o que tiene sobrepeso puede presentar un signo conocido como "acantosis nigricans". Pueden notar un anillo oscuro alrededor del cuello, que no desaparece al lavarlo, así como una piel más gruesa, oscura y como aterciopelada debajo de los brazos, entre las piernas, entre los dedos de las manos y de los pies, o en los codos y las rodillas.

Además, las chicas con resistencia a la insulina pueden tener síndrome de ovario poliquístico. En este síndrome, los ovarios son de mayor tamaño y desarrollan quistes, que son unos saquitos llenos de líquido. Las chicas con esta afección suelen tener períodos irregulares o pueden dejar de tener la menstruación; también pueden tener un exceso de vello facial y corporal.

¿Cómo se diagnostica la diabetes tipo 2?

Los médicos pueden saber con seguridad si una persona padece una diabetes haciéndole un análisis de sangre donde se mide la concentración de glucosa en sangre. Aunque una persona no presente ninguno de los síntomas de la diabetes tipo 2, los médicos le pueden mandar un análisis de sangre para saber si la padece si la persona presenta ciertos factores de riesgo (por ejemplo, si tiene sobrepeso).

Es posible que algunos niños y adolescentes con diabetes vayan a un endocrinólogo pediátrico, un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de niños y adolescentes que padecen problemas del sistema endocrino, como la diabetes y los problemas de crecimiento.

¿Cómo se trata la diabetes tipo 2?

A veces, la gente con una diabetes tipo 2 toma comprimidos que ayudan a que la insulina funcione mejor en su cuerpo. Algunas personas también necesitan inyecciones de insulina o una bomba de insulina para controlar su diabetes.

Las personas con una diabetes tipo 2 tienen que prestar un poco más de atención a lo que comen y lo que hacen que las personas que no padecen esta enfermedad. Pueden necesitar:

  • seguir una dieta equilibrada
  • hacer actividad física con regularidad
  • medir sus concentraciones de azúcar en sangre regularmente
  • recibir tratamiento para otros problemas de salud que pueden ocurrir más a menudo en personas con una diabetes tipo 2, como la hipertensión arterial o problemas derivados del exceso de grasas en sangre
  • hacerse revisiones regulares con sus médicos y otros miembros del equipo que lleva su diabetes para poder mantenerse sanos y recibir tratamiento de cualquier problema relacionado con la diabetes

Las personas con diabetes tipo 2 pueden tener que comer raciones de comida más reducidas, así como restringir el consumo de sal y de grasas. Aquellos niños con diabetes tipo 2 que coman alimentos saludables, se mantengan activos y logren tener un peso saludable es posible que consigan tener unas concentraciones de azúcar en sangre dentro de unos márgenes saludables. Sus médicos hasta es posible que les digan que no necesitan tomar ningún tipo de medicamento.

¿Cómo es la vida de un adolescente que padece una diabetes tipo 2?

A veces, las personas que padecen una diabetes se sienten distintas de sus amigos porque necesitan pensar en lo que comen y en cómo controlar su concentración de azúcar en sangre todos los días.

Algunos adolescentes con diabetes prefieren negar que padecen esta enfermedad. Es posible que tengan la esperanza de que, ignorando la diabetes, esta desaparecerá. Pueden estar enfadados, deprimidos, o desesperados, o creer que sus padres se preocupan demasiado por el control de su diabetes.

Si te han diagnosticado una diabetes tipo 2, es normal que sientas que tu mundo se ha puesto patas arriba. El equipo médico que lleva tu diabetes está ahí para apoyarte y para responder a todas tus preguntas. No dudes en pedir consejos y recomendaciones a tus médicos, tu dietista y otros profesionales del equipo. También te puede ayudar el hecho de asistir a grupos de apoyo, donde podrás hablar sobre tus sentimientos y averiguar cómo afrontan esta enfermedad otros adolescentes.

La diabetes plantea desafíos, pero los adolescentes que la padecen hacen deporte, viajan, quedan con sus parejas, van a la escuela y trabajan, como cualquiera de sus amigos.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: enero de 2018