[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Hoja informativa sobre la anorexia (para las escuelas)

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
  • Listen
      mp3

Qué deben saber los maestros 

La anorexia es un trastorno de la conducta alimentaria que hace que a la gente le aterre ganar peso y que tenga una visión distorsionada del tamaño y de la forma de su propio cuerpo. Estos miedos y estas percepciones distorsionadas pueden llevar a que los afectados restrinjan cuánto alimento comen a través de las dietas, el ayuno y el ejercicio físico excesivo. Algunos alumnos con anorexia pueden ingerir mucha comida de golpe (darse un atracón) y luego liberarse de esas calorías forzándose a vomitar (purgarse). Lo más probable es que la anorexia esté causada por una combinación de factores psicológicos, genéticos y sociales. 

La anorexia puede causar problemas de salud provocados por la desnutrición y el bajo peso corporal, como:

  • bajadas en la tensión arterial, el pulso y la frecuencia respiratoria
  • períodos menstruales irregulares
  • distensión abdominal, dolor abdominal y estreñimiento
  • huesos debilitados
  • anemia
  • retraso de la pubertad y escaso crecimiento

En los casos extremos, la anorexia puede causar una desnutrición grave, problemas graves de corazón e, incluso, llevar a la muerte.

Los alumnos con anorexia pueden:

  • verse delgados o perder peso rápidamente
  • estar acomplejados por su aspecto físico y llevar ropa holgada para ocultar su pérdida de peso 
  • estar aislados, deprimidos, o ansiosos en clase
  • estar cansados, malhumorados o irritables 
  • tener mucho frío o estar mareados
  • saltarse comidas y evitar ir a la cafetería de la escuela
  • hacer el máximo ejercicio físico posible
  • tener dificultades para concentrarse, centrar la atención y memorizar 
  • perder tiempo de clase y tareas escolares debido a las visitas médicas 
  • necesitar el apoyo de un orientador escolar o del personal de la enfermería de su centro escolar

Qué pueden hacer los maestros

La detección precoz es la mejor forma de tratar con éxito los trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia. Si usted sabe o sospecha que un alumno suyo tiene anorexia, es importante que lo derive para que lo traten. El orientador escolar o la enfermería del centro lo pueden ayudar. 

Mantenga una atmósfera que promueva la salud y el bienestar en la clase sin focalizarse en el peso. Demostrar que tienen una actitud sana hacia la comida, el ejercicio físico y la imagen corporal puede sentar un buen ejemplo para sus alumnos. 

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: enero de 2021