[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Preguntas más frecuentes sobre la lactancia materna: Bombas de extracción de leche materna

Revisado por: Kristen Littleton, IBCLC
  • Listen
      mp3

Muchas madres que amamantan a sus hijos se extraen leche usando una bomba para que se la den a sus hijos otras personas cuando ellas no estén con ellos. Aquí encontrará información sobre las bombas de extracción de leche materna y sobre cómo usarlas con seguridad. 

¿Qué tipo de bomba necesito?

Esto depende de la frecuencia con que piensa usar la bomba. Las bombas manuales tienden a ser mejores para el uso ocasional, mientras que las bombas eléctricas son mejores para el uso regular o diario. 

  • Bombas manuales. Las bombas de uso manual son pequeña y baratas (cuestan menos de 50 dólares en Estados Unidos) en comparación con las bombas eléctricas. Exigen más tiempo y más esfuerzo para extraerse leche en comparación con las bombas eléctricas, por lo que son recomendables para el uso ocasional. Muchas mujeres tienen una bomba manual de reserva por si se fuera la luz o surgiera algún problema en su bomba eléctrica. 
  • Bombas eléctricas. Las bombas eléctricas (o automáticas) son más fáciles de usar que las bombas manuales porque no requieren tanto esfuerzo físico y la leche sale más deprisa. Hay muchos modelos que permiten extraer leche de ambos pechos a la vez, lo que permite ahorrar tiempo. Esto también ayuda a aumentar la producción de leche. Las bombas eléctricas vienen en muchos tamaños diferentes. La mayoría se enchufan a la red o funcionan con baterías. 

La mayoría de los seguros médicos cubren las bombas de extracción de leche. Llame para saber si puede adquirir una bomba gratuita. En caso negativo, se la puede comprar o alquilar a empresas consultoras de lactancia, hospitales, tiendas o por internet. Si no dispone de suficientes recursos económicos para comprarse o alquilar una bomba, contacte con Women, Infants, and Children (WIC) (Mujeres, Bebés y Niños) para que le informen sobre programas de obtención de bombas de bajo coste o gratuitas y para saber si usted cumple los requisitos necesarios para beneficiarse de estos programas. 

¿Son adecuadas las bombas de segunda mano?

No es una buena idea alquilar o comprar una bomba de extracción de leche de otra persona. Esto se debe a que las bacterias y los virus de la otra persona podrían quedar retenidos dentro de la bomba. Son potencialmente peligrosos para la salud de su bebé, incluso después de repetidos procesos de limpieza y esterilización. 

Esto no ocurre con las bombas de uso hospitalario, que están diseñadas para más de una usuaria. Estas bombas permiten que cada mujer las use con su propio kit de accesorios, lo que reduce el riego de contaminación. 

¿Por qué puedo necesitar usar la bomba justo después de dar a luz?

Si su bebé no puede mamar porque está enfermo o es muy prematuro, o si les tienen que separar por un motivo de salud, usted se puede extraer leche usando una bomba. Extráigase leche materna manualmente durante las 2 primeras horas que sigan al parto, y luego vuelva a usar la bomba cada 2 o 3 horas. Use una bomba de uso hospitalario o una bomba eléctrica, de ser posible. Al principio, usted solo fabricará pequeñas cantidades de calostro (un “anticipo de la leche”) hasta que le suba la leche. Siga usando la bomba y su producción de leche irá aumentando lentamente. 

Si alimenta su bebé solo de leche materna y su hijo está ganando peso según lo esperado, no es necesario que use la bomba desde el principio de la lactancia. Puede ser tentador pensar en ir aumentando la producción de leche para más adelante. Pero no es una buena idea, porque eso podría causar una producción excesiva de leche y hacer que sus pechos se congestionaran (se hincharan) demasiado. 

¿Cuándo puedo empezar a usar la bomba para aumentar mi producción de leche? 

Si piensa reincorporarse al trabajo tras la baja maternal o pasar tiempo separada de su bebé, empiece a usar la bomba unas dos semanas antes de esa fecha. Esto le dará tiempo para practicar con la bomba y le ayudará a sentirse cómoda usándola. Esto también le dará tiempo a su bebé tiempo para aprender a tomar leche del biberón. 

La cantidad de leche que una madre es capaz de extraerse usando una bomba varía de una mujer a otra. No se decepcione si tarda varias sesiones de bombeo en extraerse la leche necesaria para llenar un biberón. Algunas mujeres constatan que bombean más leche cuando su bebé está cerca, mientras están viendo la fotografía de su bebé u oliendo una pieza de la ropa de su bebé. Aunque puede tardar un tiempo en aprender a usar la bomba, es una maravilla tener la seguridad de que su bebé podrá seguir tomando leche materna a pesar de que usted no esté a su lado. 

Si tiene dudas o preguntas sobre cuánta leche se está sacando, hable con un asesor de lactancia o con su profesional de la salud. 

¿Cómo facilitar la extracción de leche?

Es posible que necesite un poco de práctica y de tiempo para que su cuerpo (y su mente) se acostumbre a expeler leche sin la ayuda de su bebé. Estos consejos le pueden facilitar las cosas:

  • Encuentre un lugar cómodo y relájese. Su reflejo de eyección (bajada de la leche) se puede ver afectado si usted está frustrada, ansiosa, estresada o si va con prisas. O sea que trate de relajarse sentándose en un lugar cómodo y no pensando en otras cosas que tenga pendientes. Escuchar música relajante la puede ayudar. Averigüe qué le funciona mejor para relajarse. 
  • Masajéese el pecho antes y durante la extracción de leche. Usar las manos para masajearse y apretar el pecho le puede ayudar a vaciárselo más deprisa y mejor. Esto puede resultar más costoso si se va a vaciar ambas mamas a la vez, o sea que considere la posibilidad de llevar un sujetador de extracción de manos libres. 
  • Sostenga algo que le recuerde a usted junto con su bebé, como una fotografía o un vídeo de su teléfono, o expóngase al olor de su bebé, como el de una mantita o una penda de ropa. Esto la puede ayudar a llegar al estado de ánimo adecuado para que se active su reflejo de eyección. 
  • Colóquese la copa correctamente sobre el pecho. La copa es el objeto plástico en forma de embudo que debe cubrir la areola mamaria y el pezón (la parte de piel más oscura que hay alrededor del pezón) cuando usted use la bomba. Asegúrese de que la copa cubra todo el pezón y la areola (no solo la punta del pezón) y de que encaja bien. Si no encajara bien, podría sentirse incómoda y tendría menos probabilidades de extraer la leche que necesita. 
  • Encuentre una copa de tamaño adecuado para su pecho. Mientras bombee, su pezón debería poderse mover libremente dentro de la copa sin que demasiada parte de la areola mamaria se viera succionada. Si ocurriera esto o si el bombeo le resultara molesto, debería probar distintos tamaños de copa. La mayoría de las bombas vienen con distintas tallas de copa; o sea que busque la que le vaya mejor. 
  • Gradúe bien la velocidad y la intensidad de la succión a un nivel que le resulte cómodo cuando use una bomba eléctrica. Esto le ayudará a provenir posibles molestias. Lo mejor es usar el ajuste más bajo que permita que la leche vaya saliendo con comodidad. 

¿Dónde puedo usar la bomba si estoy en el trabajo?

Si va a extraerse leche en el trabajo, busque un lugar cómodo y discreto, donde pueda tener intimidad. 

Muchas empresas ofrecen a sus empleadas áreas especiales para el amamantamiento y la extracción de leche. Si su empresa no dispone de este tipo de áreas, pregunte a su supervisor o al departamento de recursos humanos sobre la posibilidad de utilizar algún despacho u otro espacio desocupado donde usted pueda estar a solas. Los empresarios tienen la obligación, por ley, de proporcionar a sus empleadas un área apropiada (distinta de los aseos) y un tiempo razonable para extraerse leche. 

¿Cómo limpio las partes de la bomba?

Antes de usarlas por primera vez, lave y esterilice las piezas lavables de la bomba de leche (por ejemplo, las copas y otras piezas que entren en contacto con sus pechos o con la leche) hirviéndolos durante 5 a 10 minutos. Siga las instrucciones del fabricante sobre durante cuánto tiempo debe hervir las piezas de la bomba. 

También puede esterilizar estas piezas con un esterilizador de microondas, pero hervirlas tiene el mismo efecto y no cuesta nada. A continuación, y después de cada uso, lave los biberones, las tetinas y las piezas de la bomba con agua jabonosa (o colóquelos en el lavavajillas). Si no los limpiara correctamente, podrían propagar bacterias.

Fecha de revisión: enero de 2021