[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Vías intravenosas (VI)

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
  • Listen
      mp3

¿Qué es una vía intravenosa?

Una vía intravenosa (IV) es un tubito blando y flexible que se coloca dentro de una vena, generalmente de la mano o del brazo. Los profesionales de la salud usan las VI para administrar medicamentos u otras sustancias líquidas a sus pacientes. 

¿Quién necesita una VI?

A menudo, a los bebés, los niños y los adolescentes que están ingresados en un hospital les colocan VI, para que puedan recibir medicamentos y otras sustancias líquidas fácilmente cuando lo necesiten. 

¿Qué ocurre mientras se coloca una VI?

Un enfermero o un médico bien preparado:

  1. Encontrará una vena para la VI. A veces aplicará un medicamento sobre la piel para anestesiarla antes de colocar la VI. 
  2. Pondrá una tira elástica ancha sobre la vena para que la comprima. 
  3. Limpiará la piel donde colocará la VI.
  4. Insertará un fino tubo de plástico dentro de la vena usando una aguja. 
  5. Extraerá la aguja y dejará el tubito. 
  6. Pegará el tubito al brazo del niño para que permanezca en su sitio. A veces pegará una cubierta de plástico sobre la VI para protegerla. 

¿Puedo quedarme con mi hijo mientras le colocan una VI?

Sí, los padres pueden estar con sus hijos mientras les ponen la vía intravenosa. 

¿Cuánto tiempo dura la colocación de una VI?

Colocar una VI solo dura unos pocos minutos. 

¿Qué ocurre después de colocar una VI?

El personal de enfermería es posible que use otro tubo largo para conectar la VI a una bolsa que contengan medicamentos u otro tipo de sustancias líquidas. A menudo, hay una bomba que ayuda a que el líquido vaya bajando lentamente hacia la vena del niño. La bolsa se cuelga de un poste provisto de ruedas para trasladarlo cuando se mueva el paciente. 

¿La colocación de VI implica asumir algún riesgo?

Las VI se suelen colocar sin problemas. A veces, queda un pequeño moretón en el lugar por donde la aguja y el tubo entraron en la vena. 

En algunas ocasiones, si la VI no se llega a introducir en una vena, el líquido se puede derramar sobre la piel del paciente. Esto puede provocarle molestias e inflamación. El personal de enfermería irá revisando la VI a menudo para asegurarse de que sigue bien colocada. 

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Los niños y los adolescentes se pueden poner nerviosos cuando les tienen que colocar una VI. Para ayudar a tranquilizar a su hijo mientras le ponen una VI, puede:

  • Sostenerle la mano y hablar con él.
  • Animarle a hacer respiraciones profundas. 
  • Distraerlo con música o con un vídeo. 
Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2019