[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Primeros auxilios: La tiña

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
  • Listen
      mp3

La tiña es una infección frecuente por hongos de la piel que se ve en el cuero cabelludo, los pies ("pie de atleta"), la ingle ("tiña inguinal") o el resto del cuerpo. La tiña tiene el aspecto de un anillo de color rojo o un grupo de anillos con el centro más claro.

Signos y síntomas

En la piel:

  • empieza como un parche rojo y escamoso o como un bulto 
  • produce picazón 
  • genera molestias 
  • suele tener la forma de un círculo con pequeños bultos que sobresalen alrededor de los bordes (a menudo con un centro cubierto de escamas)

En el cuero cabelludo:

  • puede empezar como una úlcera redonda, rojiza y parecida a una espinilla 
  • luego se convierte en un área moteada, escamosa o cubierta de costras (al principio, se puede confundir con la caspa) 
  • causa inflamación, sensibilidad a la presión y al tacto, enrojecimiento, parches pelados (sin pelo), generalmente de forma circular, y cabellos rotos.

¿Qué hacer?

  • Llame al médico si cree que su hijo tiene signos de tiña.
  • Siga al pie de la letra las instrucciones de tratamiento que él le dé. Dependiendo del tipo y del lugar al que afecte la infección, su tratamiento puede incluir usar cremas de venta con o sin receta médica para la piel o la toma de medicamentos orales (por boca) de venta con receta médica para el cuero cabelludo. 
  • Diga a su hijo que no se toque ni se hurgue la zona infectada porque eso le podría causar otro tipo de infección. 
  • Llame al médico de su hijo si la zona infectada se pone más roja, se inflama o desprende pus. 

¡Anticipar es la mejor prevención! 

Prevenga la tiña animando a su hijo a: 

  • no compartir peines, cepillos, accesorios para el cabello, almohadas, cojines, sombreros, gorros, teléfonos móviles y auriculares. 
  • llevar chanclas en la piscina y en las duchas de los vestuarios 
  • lavar la ropa que usa para hacer deporte con regularidad 
  • ducharse después de practicar deportes de contacto
  • lavarse las manos a fondo y con frecuencia
Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: junio de 2018