[Ir al contenido]

Setas alucinógenas

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Qué son:

Algunos tipos de setas contienen psilocibina y psilocina, unas sustancias que pueden causar alucinaciones. Cuando se usan a dosis altas, estas setas pueden tener efectos similares a los de la droga LSD.

A veces llamadas:

Shrooms, magic mushrooms en EE.UU. En español, se conocen como hongos mágicos, mongis, setas, pajaritos, San Isidros y derrumbes.

Cómo se usan:

Las setas alucinógenas pueden ser frescas o secas (deshidratadas). La gente se las toma como drogas comiéndoselas, mezclándolas con alimentos para enmascarar su sabor amargo o bebiéndoselas en forma de infusión.

Qué hacen:

Los efectos de las setas alucinógenas suelen empezar al cabo de 30 a 45 minutos de ingerirlas. Pueden durar hasta 6 horas. Los efectos iniciales incluyen típicamente náuseas y bostezos excesivos. Tras estos efectos iniciales, empieza el "viaje".

Un viaje puede ser suave, dejando a la persona adormilada o relajada. Pero las dosis altas o las setas más fuertes pueden provocar alucinaciones, ansiedad, paranoia y nerviosismo. La persona puede tener una percepción distorsionada del tiempo, el espacio y la realidad. Una dosis excesiva puede llevar a una afección mental de larga duración conocida como psicosis.

La duración y la intensidad de cada viaje varía, dependiendo de lo fuerte que sea la seta alucinógena y de la cantidad que se tome. En qué se acaba convirtiendo un viaje también depende del estado de ánimo, la personalidad y las expectativas del consumidor.

Algunos viajes pueden ser divertidos, pero hay otros que generan ideas aterradoras de pérdida de control, paranoia intensa, ataques de pánico y miedo a la muerte. Con las setas alucinógenas, es muy difícil predecir qué tipo de viaje va a tener cada persona. No hay forma alguna de hacer concluir un viaje hasta que el efecto de la seta haya seguido su curso, lo que puede ocurrir varias horas después de ingerirla.

Entre los efectos físicos de las setas alucinógenas, se incluyen los siguientes:

  • náuseas y vómitos
  • aumento de la frecuencia cardíaca, la tensión arterial y la temperatura corporal
  • debilidad muscular
  • somnolencia
  • falta de coordinación
  • pupilas dilatadas

En casos muy raros, los efectos secundarios de la toma de una gran cantidad de setas alucinógenas pueden ser tan graves como para causar la muerte.

Algunos consumidores de setas alucinógenas tienen recuerdos recurrentes o flashbacks en que reviven parte de un viaje cuando ya han dejado de estar "colocados". Los flashbacks pueden llegar sin previo aviso. Pueden ocurrir pocos días después de haber tomado setas alucinógenas o meses después.

Es difícil saber lo fuerte que puede ser una seta alucinógena. Comprar setas también es muy arriesgado porque hay setas que son drogas y otras que son sumamente venenosas: algunas especies de setas pueden enfermar a la gente de gravedad o, incluso, matarla.

Las setas alucinógenas pueden causar retortijones estomacales y/o vómitos. También pueden provocar diarrea a algunos consumidores.

Puesto que las setas alteran el sentido de la realidad y afectan al juicio, es muy probable que conducir cuando se está bajo sus efectos cause accidentes.

Las setas alucinógenas son drogas ilegales que pertenecen a la lista I de sustancias en EE.UU. Esto significa que tienen un alto potencial de abuso y que carecen de uso médico legítimo. La posesión setas alucinógenas es sancionable con multas y penas de cárcel.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: mayo de 2018