[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Llevar a su bebé prematuro a casa

Revisado por: Lynn M. Fuchs, MD
  • Listen
      mp3

Si su bebé nació prematuro, es posible que haya esperado días, semanas o incluso meses para llevarlo a casa. Pero, finalmente, cuando llega el día de hacerlo, tal vez resulte difícil abandonar la seguridad del hospital.

Quizás le cause ansiedad cuidar de su bebé en el hogar, pero el equipo de atención no permite que un bebé salga del hospital si no está lo suficientemente bien como para hacerlo. Con algo de preparación y planificación, usted también estará preparado.

¿Cuándo puedo llevar a mi bebé a casa?

Para que le den el alta del hospital, su bebé debe cumplir ciertos criterios para asegurarse de que tenga buena salud y menos problemas médicos. Algunos hospitales requieren que el bebé tenga un peso mínimo para darle el alta, pero lo más frecuente es que el equipo de atención se asegure de que su bebé cumpla con las siguientes condiciones:

  • está aumentando bien de peso
  • está tomando pecho o alimentándose con biberón sin necesidad de suplementos por sonda
  • mantiene la temperatura corporal en una cuna común (sin calentadores) durante al menos 24 a 48 horas

La mayoría de los bebés alcanzan estas metas en las semanas previas a la fecha de parto original. Los bebés que han sido sometidos a una cirugía, nacieron con problemas de salud o pasaron semanas con un respirador y oxígeno tienen más probabilidades de necesitar quedarse en el hospital incluso después de su fecha de parto original.

¿Cómo me puedo preparar para traer a mi bebé a casa?

Antes de que todos dejen el hospital, el equipo de atención se asegurará de que usted se sienta cómodo para cuidar a su bebé por su cuenta. Algunos hospitales ofrecen un período de preparación en una habitación del hospital para que usted esté con su bebé y pueda adquirir experiencia práctica en su cuidado. Se sentirá tranquilo si sabe que cuenta con ayuda en el mismo lugar.

Si ha tenido un varón, tendrá que decidir si quiere circuncidarlo. En general, a los niños que nacen a término se los puede circuncidar antes de abandonar el hospital y lo mismo suele ocurrir con los bebés prematuros.

A medida que su bebé avance, prepárese para el gran día y las semanas siguientes con estos 5 pasos:

Primer paso: Compruebe los registros médicos y la cobertura de su seguro

Si aún no lo ha hecho, llame a su seguro de salud y pida que agreguen a su hijo a su póliza. Muchas aseguradoras exigen que esto se haga a los pocos días del nacimiento.

Algunas aseguradoras ofrecen visitas de enfermería a domicilio para los bebés prematuros y otros tipos de atención para los bebés con problemas médicos complejos. Los proveedores de servicios de enfermería y los trabajadores de los servicios sociales o los administradores de su caso pueden ayudarlo a averiguar qué cubre su seguro de salud.

Es una buena idea preparar un fichero para los registros médicos, los estados financieros y otros papeles importantes que tal vez necesite para el seguro o la atención médica de su bebé.

Segundo paso: Elija a un pediatra y programe visitas médicas de seguimiento

Busque un médico que tenga experiencia en el cuidado de bebés prematuros si su hijo necesita equipos para su atención (como oxígeno o alimentación por sonda) o atención especial. Con frecuencia, algún profesional de su equipo de tratamiento puede recomendarle un pediatra.

Después:

  • Programe la primera visita antes de que su bebé vaya a casa. Consulte con el equipo de atención para saber cuándo es necesaria esa visita (suele ser entre los primeros 2 a 4 días después del alta del hospital (a menos que el pediatra ya esté atendiendo a su bebé durante su internación hospitalaria).
  • Programe las pruebas de rutina necesarias, incluidos los análisis de sangre y las pruebas de vista y oído. Asegúrese de comprender qué pruebas se necesitan después del alta y dónde hacerlas.
  • Averigüe si su bebé necesita enfermeros a domicilio o visitas a un especialista, además de su pediatra. De ser así, pida referencias y la información de contacto de esos profesionales. En algunos casos, los hospitales pueden coordinar visitas a varios especialistas para que sean todas el mismo día. Pregunte si pueden brindarle ese servicio.

Muchos bebés prematuros deben continuar viendo a especialistas (incluyendo los especialistas en intervención temprana, neurólogos, oftalmólogos y fisioterapeutas) durante varios años para controlar su vista, audición, habla y habilidades motrices. Es importante hacer el seguimiento con estos especialistas para asegurarse de que su hijo reciba la mejor atención y resultados posibles.

Tercer paso: Aprenda Reanimación cardiopulmonar (RCP) y reciba cualquier otra capacitación especializada

Considere hacer un curso de reanimación cardiopulmonar (RCP) infantil antes de que su bebé salga del hospital y vaya a su casa. Los padres de todos los niños que tienen monitores para la apnea deben recibir este entrenamiento. Asegúrese de que su pareja haga el curso y de que también lo hagan los abuelos u otras personas que cuiden al bebé y vayan a estar a solas con él.

El equipo de atención podrá recomendarle un programa u ofrecerle el entrenamiento en el hospital. La American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) y la Cruz Roja Americana también pueden darle información sobre entrenamientos.

Si su bebé será enviado a casa con equipos especiales (como un monitor para la apnea, tanque de oxígeno o bomba de alimentación), le enseñarán a usarlos. Asegúrese de comprender qué hacer si algo no marcha bien. También es una buena idea comprobar si su condado o el estado ofrecen identificaciones autoadhesivas de estacionamiento preferencial para los niños que reciben oxígeno en el hogar. Además, puede llamar al escuadrón de rescate local para asegurarse de que cuenten con equipo para manejar una emergencia con un bebé prematuro; si vive en una zona rural, asegúrese de que sepan cómo llegar hasta su casa.

Cuarto paso: Instale una silla de seguridad para el automóvil y el equipo necesario para viajes

Antes de volver a casa, su bebé prematuro debe estar en una silla de seguridad para el automóvil con un sistema de sujeción de 3 o 5 puntos o una silla de seguridad convertible para automóvil, con un sistema de sujeción de 5 puntos.

La mayoría de las sillas para automóviles se deben modificar con apoyacabezas para que la cabeza del bebé esté en una posición que mantenga abiertas las vías respiratorias. Con frecuencia, los bebés prematuros no tienen el control necesario de los músculos para mantener la cabeza erguida o para moverla si tienen dificultad para respirar. Pregúntele al equipo de atención antes de agregar más acolchado a una silla para el automóvil.

En muchos hospitales, los padres deben llevar la silla de seguridad para hacer una prueba. Se coloca al bebé en la silla y se conecta un monitor cardiopulmonar que evalúa el funcionamiento del corazón y la respiración. Algunos bebés tienen problemas respiratorios que les impiden viajar en sillas de seguridad tradicionales para el automóvil . Si este es el caso con su bebé, pregúntele al equipo de atención sobre el uso de un sistema de sujeción especial.

Si su bebé recibirá oxígeno o estará conectado a un monitor de apnea en su casa, tendrá que usar estos dispositivos mientras viaja en automóvil. Sujételos con cuidado para que, en caso de un accidente, no se transformen en un peligro para los pasajeros. Si tiene alguna pregunta sobre si su vehículo está correctamente preparado para el viaje de regreso a casa, hable con el equipo de atención antes de partir.

Como es posible que surjan problemas para respirar, se suele recomendar que los padres limiten la cantidad de tiempo que el bebé pasa en una silla para automóvil a una hora. Si necesita viajar durante más tiempo, pregúntele al médico si puede hacerlo con su bebé. Una vez que estén en su casa, no deje al bebé durmiendo en la silla para el automóvil. Por el contrario, recuéstelo boca arriba en una cuna para dormir.

Quinto paso: Asista a una reunión previa a recibir el alta

Si bien esto varía de un hospital a otro, espere tener una reunión para revisar la atención médica después del alta, confirmar las visitas de seguimiento y tener tiempo para hacer preguntas sobre la atención de su bebé. En todas las reuniones se debe hablar sobre el cuidado en casa. Asegúrese de que comprende todas las instrucciones y consejos y haga las preguntas necesarias.

Cuando se vaya con su bebé, asegúrese de tener el número de teléfono de la unidad de cuidados intensivos de neonatología (NICU). El equipo de atención puede ser un recurso valioso, en especial entre el tiempo que transcurre desde el alta hasta la primera visita de su bebé al médico.

Con preparación y planificación se sentirá tranquilo por la seguridad de su hijo cuando lo lleve a casa.

Revisado por: Lynn M. Fuchs, MD
Fecha de revisión: mayo de 2022