[Ir al contenido]

Sinusitis

Si llevas unos días congestionado o con la nariz tapada y levantándote con dolor de cabeza y los ojos hinchados, es posible que tengas sinusitis. La sinusitis puede ser tan solo una leve molestia o se puede volver dolorosa algunas veces, pero no suele ser grave y resulta fácil de tratar.

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es el término médico que se usa para designar la inflamación (irritación e hinchazón) de los senos nasales. Suele estar provocada por una infección.

Los senos nasales son las cavidades óseas llenas de aire húmedo que hay en el interior de los huesos de la cara y alrededor de la nariz. Cuando estamos sanos, los senos nasales están llenos de aire, lo que hace que los huesos faciales sean menos densos y más ligeros. Los senos nasales también influyen en cómo nos suena la voz.

Las infecciones por virus o bacterias, o ambas a la vez, pueden causar una sinusitis. Por lo general, cuando una persona tiene un resfriado o catarro tiene los senos nasales inflamados. Esto recibe el nombre de sinusitis vírica. Las alergias también pueden conducir a una sinusitis.

Si la congestión nasal (nariz tapada) propia de un resfriado común o de una alergia no permite que los senos nasales drenen adecuadamente, las bacterias pueden quedar atrapadas en su interior, conduciendo a una sinusitis bacteriana.

La sinusitis bacteriana tiende a hacer que la gente se encuentre peor que la sinusitis vírica. Una persona con una sinusitis bacteriana suele tener más dolor y más inflamación facial que una que tenga una sinusitis vírica, y es posible que también tenga fiebre.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la sinusitis?

Algunos de los signos de la sinusitis bacteriana son:

  • nariz tapada o secreción nasal con tos diurna que dura de 10 a 14 días o más sin mejoría
  • mucosidades verdes, densas y continuas en la nariz (a veces acompañadas de mucosidad en la garganta)
  • dolor sordo persistente y/o hinchazón alrededor de los ojos
  • sensibilidad o dolor al tacto en o alrededor de los pómulos
  • una sensación de presión dentro de la cabeza
  • dolor de cabeza al levantarse por las mañanas o al inclinarse hacia delante
  • mal aliento, incluso después de lavarse los dientes
  • dolor en los dientes superiores
  • fiebre superior a 102º Fahrenheit (39 °C)

Algunas personas también tienen tos seca por la noche que les dificulta conciliar el sueño. Otras tienen molestias estomacales y/o náuseas.

Muchos de estos síntomas son similares a los de la sinusitis vírica o las alergias. Aún y todo, es una buena idea ir al médico por si acaso. La sinusitis vírica y la rinitis alérgica son más frecuentes, pero la sinusitis bacteriana se debe tratar con antibióticos, que solo se pueden adquirir con receta médica.

¿Cómo se trata la sinusitis?

Los médicos suelen recetar antibióticos para tratar una sinusitis bacteriana. Es posible que el médico te recete también un espray nasal de uso tópico (que se aplica directamente en la nariz) que contenga esteroides, un antihistamínico o un descongestivo para reducir la congestión y la secreción nasal, así como los síntomas relacionado con la presión.

La fiebre y el dolor se pueden tratar con paracetamol o ibuprofeno. Los espráis y las irrigaciones con gotas de solución salina de venta sin receta médica son eficaces y seguras para lavar la nariz y aliviar muchos síntomas nasales y de los senos nasales.

¿Puedo prevenir la sinusitis?

Puedes reducir las probabilidades de desarrollar una sinusitis haciendo varios cambios sencillos en el ambiente de tu casa. Prueba a utilizar un humidificador cuando haga frío para impedir que el aire seco y caliente de la calefacción te irrite los senos nasales, lo que los puede hacer más susceptibles a las infecciones. Limpia el humidificador con regularidad porque el moho, que puede desencadenar alergias en algunas personas, se forma fácilmente en los ambientes húmedos.

Si padeces alguna alergia, haz un esfuerzo extra por mantenerla bajo control porque la alergia puede hacer a una persona más proclive a desarrollar infecciones en los senos nasales.

¿La sinusitis es contagiosa?

La sinusitis no es contagiosa. Pero suele ir precedida por un resfriado o catarro, que se puede contagiar a familiares y amigos. La forma más eficaz de prevenir el contagio de gérmenes es lavarse las manos frecuentemente y a conciencia. Mantente alejado de los pañuelos usados e intenta reducir el contacto con quienes estornudan a menudo o presentan síntomas de sinusitis.

¿Qué puedo hacer para encontrarme mejor?

Si el médico te ha recetado antibióticos o cualquier otro medicamento, asegúrate de seguir sus instrucciones al pie de la letra. En caso contrario, la sinusitis te podría durar mucho tiempo o bien curarte y luego recaer. Aunque te encuentres mejor, completa todo el ciclo de tratamiento antibiótico que te hayan recetado. Eso ayudará a matar todas las bacterias que te están provocando la infección.

Asegúrate de descansar mucho y de beber abundante líquido para que tu sistema inmunitario pueda trabajar junto con los antibióticos para combatir la infección y curarla.

Si tienes sinusitis, lo más probable es que no sea grave. Pero es importante que te vea un médico, sobre todo, si tus síntomas duran o empeoran. Si tuvieras una sinusitis bacteriana, el hecho de tratarla lo antes posible te ayudaría a impedir que la infección empeorara o que la contagiaras a otras personas. Así, también te encontrarás mejor mucho antes.

Fecha de revisión: mayo de 2018