[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Normas de circulación para conductores adolescentes

Revisado por: Melanie L. Pitone, MD
  • Listen
      mp3

Cuando su hijo en edad adolescente se saque el carnet de conducir, será importante fijar algunas normas que se añadirán a las normas de circulación ordinarias. Si define claramente sus expectativas antes de entregarle las llaves del coche a su hijo, reducirá el riesgo de conflictos frustrantes, accidentes y otros problemas. Y, además, confiará más en la seguridad de su hijo al volante. 

Establezca normas para cubrir una amplia gama de factores, como el cinturón de seguridad, los pasajeros, el toque de queda y cómo abordar las distracciones (uso del teléfono inteligente de y otros dispositivos).  Trate de implicar a su hijo en el proceso de establecer las normas y las consecuencias de saltárselas. 

Temas a considerar: 

Las distracciones

Prohíba por completo las multitareas al volante, sea enviar mensajes de texto, hacer llamadas o usar el GPS. Dele a su hijo alternativas a esos malos hábitos, como dejar el coche en un aparcamiento para contestar a mensajes o hacer llamadas telefónicas, o programar el GPS antes de salir. Y asegúrese de sentar un buen ejemplo en la forma que tiene usted de abordar las distracciones mientras conduce. 

Los pasajeros

Hay muchos estados que limitan la cantidad o las edades de los pasajeros que pueden llevar los adolescentes cuando se acaban se sacar el carnet de conducir. Averigüe cuáles son las normas en su estado y considere la posibilidad de añadir otras basándose en la experiencia de su hijo al volante, su temperamento y las situaciones de conducción que sea más probable que atraviese. 

Tal vez prefiera no permitir que su hijo lleve a amigos en su coche al principio, pero luego quiera suavizar esa restricción a medida que su hijo vaya ganando experiencia y sintiéndose más cómodo al volante.  Pero recuerde: cuantos más adolescentes viajen en un coche, mayor es el riesgo de accidente. 

Conducir por la noche

Haga que su hijo empiece a conducir en la oscuridad poco a poco. Aunque muchos estados no exigen que, durante el período inmediatamente posterior a la obtención del carnet de conducir, los adolescentes dejen de conducir antes de las 12 de la noche, tal vez prefiera establecer un toque de queda anterior a esa hora, que luego podrá ir modificando. Conducir por la noche es más arriesgado que hacerlo de día para cualquier conductor, y es todavía más peligroso para los conductores novatos. 

La velocidad  

Asegúrese de que su hijo entiende las consecuencias de conducir deprisa, cómo puede llevar a accidentes potencialmente mortales, multas caras y pérdidas de puntos en el carnet de conducir. Considere hacer pagar a su hijo los gastos de todas las multas que le pongan por exceso de velocidad y de cualquier incremento en la póliza de seguros del coche motivado por la misma causa. 

Los cinturones de seguridad 

Los estudios muestran que los adolescentes son el grupo de edad que menos probabilidades tiene de abrocharse el cinturón de seguridad; por eso, es tan importante que usted enfatice la importancia de esta conducta. Haga que abrocharse el cinturón de seguridad sea una norma, tanto para el conductor como para todos los pasajeros. Casi todos los estados ponen multas a conductores y pasajeros por no llevar abrochado el cinturón de seguridad, ¡a veces de hasta 200 dólares!

Beber alcohol y conducir

Los adolescentes deben saber que conducir bajo el influjo de las drogas o el alcohol, o de viajar en coche con una persona que esté bajo el influjo de estas sustancias, puede ser fatal.  Anime a su a hijo a llamarlo cuando no tenga quien lo lleve a casa, independientemente de la hora que sea o de que se haya saltado algún límite. Y prométale posponer cualquier tipo de castigo y de preguntas. 

Deberes y otras responsabilidades

Considere la posibilidad de convertir la conducción del coche en un privilegio para su hijo, basado en que saque buenas notas o en que cumpla con sus otras responsabilidades, como hacer las tareas domésticas. 

Mantenimiento del vehículo

Enseñe a su hijo en edad adolescente aspectos básicos del mantenimiento del coche, que garantizarán la seguridad de conductores pasajeros y evitarán posibles averías, como:

  • estar pendiente del nivel de gasolina 
  • mantener la presión de los neumáticos del coche (revisarlo una vez al mes) e inspeccionar las ruedas visualmente cada vez que se vaya a conducir.  
  • revisar el nivel de los líquidos del coche (aceite, frenos, dirección asistida, limpiador del parabrisas) 
  • cambiar el aceite cada 3.000 millas (4.800 km) o como se recomiende en el manual del coche
  • mantener bien limpios los espejos y las ventanas del coche (por dentro y por fuera)

Repase tareas como leer la presión de los neumáticos y revisar el nivel del aceite; primero, demuéstreselo usted y luego supervise a su hijo mientras lo hace. Registren en un cuaderno de notas, que pueden llevar en la guantera, las fechas en que revisen los líquidos del coche y la presión  de los neumáticos. 

Condiciones atmosféricas

Establezca unas normas de cabecera sobre qué condiciones meteorológicas son adecuadas para conducir y cuáles no los son. Explique a su hijo que, si le sorprende una fuerte tormenta mientras está conduciendo, detenga el coche en un lugar seguro y espere a que pase la tormenta, incluso si se tiene que saltar la hora del toque de queda, porque, cuando hace mal tiempo, la seguridad es lo primero. 

¿Qué más debería saber?

Considere la posibilidad de poner las nomas por escrito en un acuerdo o contrato de conducción segura, donde aparezcan claramente todas las normas y las consecuencias de saltárselas. Esto elimina toda posible ambigüedad y enfatiza que ambos se toman las normas con la seriedad en que se deben tomar. La Fundación para la seguridad de tráfico AAA dispone de un acuerdo de conducción padre-adolescente en su sitio web de conducción para adolescentes Keys2Drive. Puede usar este acuerdo o hacer el suyo propio. 

Y, de tanto en tanto, vaya de pasajero en su coche mientras conduzca su hijo. Esto le permitirá hacerse una idea de lo cómodo que se siente su hijo al volante, y de lo cómodo que se sentirá usted al dejarle las llaves de coche. Crear y respetar unas normas de conducción ahora puede ayudar a su hijo a sentar las bases de una conducción segura, que adquirirá para el resto de la vida.

Revisado por: Melanie L. Pitone, MD
Fecha de revisión: octubre de 2020