[Skip to Content]
Find care at Nemours Children's HealthDoctorsLocations

Acoso sexual o bullying sexual

Revisado por: Allison T. Dovi, PhD
  • Listen
      mp3

¿Qué es el acoso o bullying?

El acoso o bullying son formas de maltratar a los demás o de abusar de ellas. 

Las personas que acosan o hacen bullying usan comentarios, gestos o actos crueles o amenazantes. Tratan de insultar, despreciar, excluir, avergonzar o herir a los demás. 

A veces, las personas acosan o hacen bullying con comentarios y/o actos de tipo sexual. Esto se conoce como acoso sexual o bullying sexual.

Entre las conductas de acoso sexual, se incluyen las siguientes:

  • hacer chistes, comentarios o gestos de contenido sexual
  • propagar rumores sexuales (sea en persona, mediante mensajes de texto o en las redes sociales)
  • colgar comentarios, fotografías o vídeos de contenido sexual 
  • hacer o enviar fotografías o vídeos de contenido sexual
  • pedirle a alguien que se fotografíe mientras está desnudo 
  • proponer mantener relaciones u ofrecerse para mantenerlas
  • tocar o acariciar a otra persona de una manera sexual 

El acoso sexual puede ocurrir en persona o en línea. Pero, independientemente de dónde ocurra, el acoso sexual no está bien. No hay excusa posible para este tipo de comportamientos. Y no son la culpa de la persona que los recibe.

Si tú o alguien a quien conoces está recibiendo este tipo de acoso, cuéntaselo a un adulto de confianza. Si levantas la voz y consigues que se involucren los adultos apropiados, podrás ayudar a frenar el acoso o bullying. Si el primer adulto a quien se lo cuentes no detiene el acoso, sigue contándoselo a otros adultos hasta que el acoso se detenga. 

¿Cómo afecta a la gente el acoso sexual?

Ser objeto de este tipo de comportamientos es muy doloroso. La medida en que afectan es algo que depende de cada persona. La mayoría de la gente puede abordar sin problemas un comentario maleducado esporádico. Pero eso no significa que esté bien. Solo significa que puede causar menos estrés. Pero este tipo de comportamientos pueden ser más difíciles de abordar si:

  • Ocurren más de una vez.
  • Se siente que el acosador tiene más poder (porque es mayor o más fuerte, por ejemplo).
  • La persona acosada tiene más fuentes de estrés en su vida. 

En estos casos, las personas acosadas se pueden sentir inseguras o agredidas. Pueden evitar acudir a lugares donde reciben el acoso, como la escuela o el trabajo. Se pueden sentir tristes, asustadas o enfadadas, o todas estas emociones a la vez. El estrés de que te acosen puede llevar a tener déficit de sueño, preocupaciones, depresión y a sacar peores notas. 

El acoso sexual también pueda crearle problemas al acosador. Algunas de las conductas arriba citadas van en contra de la ley. Un acosador sexual puede no ser consciente de la medida en que esas conductas pueden afectar a su vida en el futuro. 

¿Y si el bullying sexual llega al plano físico?

Si el acoso sexual llega al plano físico deja de ser solo acoso. 

Forzar a una persona a cometer actos sexuales se llama abuso sexual, agresión sexual o violación. Se trata de un delito grave. Abarca los besos, los tocamientos, el sexo oral y los coitos no deseados. 

También se considera delito si un adulto (o un adolescente mucho mayor) pide a una persona menor posar para hacerle fotografías sexuales o para participar en actos sexuales a través de una cámara web o de un teléfono inteligente. Esto recibe el nombre de abusos sexuales infantiles.

Si alguien te obliga, te engaña o te pide que hagas este tipo de cosas, cuéntaselo a un adulto de confianza de inmediato. O denúncialo a la policía. Y no te quedes nunca a solas con esa persona. 

¿Qué debería hacer si me acosan?

No hay una forma correcta de contestar Cada situación es diferente. Por eso, lo mejor es que hables con un adulto de confianza. Él te podrá ayudar a saber cómo actuar. 

Aquí encontrarás algunas cosas que te pueden ayudar en la mayoría de las situaciones:

  • Recuérdate la verdad. Recuérdate a ti mismo que tú no tienes la culpa. Independientemente de lo que te diga el acosador, no existe nada parecido a pedir que a uno lo acosen sexualmente. Y tú tienes derecho a sentirte seguro. 
  • Dile a la persona que te esté acosando sexualmente que deje de hacerlo. La primera vez que te ocurra, haz saber al acosador que su manera de comportarse no está bien. Sé breve y habla con claridad y con calma. Luego, aléjate. En algunos casos, bastará con eso, pero no siempre será así. Es posible que el acosador te siga acosando. Hasta es posible que se ría de tu respuesta, se meta contigo y te moleste todavía más. 
  • Explícaselo a un adulto. Esto no es algo que debas tratar de resolver por ti solo. Habla con uno de tus padres, el padre de un amigo tuyo, un pariente, tu entrenador, tu profesor, tu orientador escolar o tu médico. Puede resultarte raro cuando saques el tema. Pero no permitas que eso te detenga. Si el adulto con quien hablas no te escucha ni te ayuda, busca a otra persona que sí que lo haga. 
  • Denúncialo. Si el acoso te ocurre en la escuela o en el trabajo, informa al adulto responsable. La mayoría de los centros de estudio y de los lugares de trabajo disponen de una política de acoso sexual para protegerte. Les tienes que informar para que te puedan ayudar. Y para que no afecte a otras personas. 
  • Busca apoyo. Si el acoso que recibes te estresa, te hace sentirte deprimido, ansioso, con falta de sueño, habla con un buen terapeuta o psicólogo. Ellos te podrán ayudar a encontrar maneras de abordar la situación y de recuperarte del estrés.

¿Cómo puedo ayudar a alguien que está siendo acosado?

Los testigos pueden desempeñar un papel importante a la hora de detener el acoso. Cuando la gente no hace nada, se limita a observar sin abrir la boca, mira hacia otro lado o pasa de largo, está trasmitiendo el mensaje de que acosar no es grave. Pero si la gente dice algo, está trasmitiendo el mensaje de que acosar no está bien. 

Si ves que están acosando a otra persona, la puedes ayudar haciendo alguna de las siguientes tres cosas:

  • Levantar la voz para ayudar. Si te parece seguro y natural, da la cara y di: "Venga, salgamos de aquí" a la persona que acaben de acosar o molestar. Probablemente no deberías tratar de cambiar el comportamiento del acosador tú solo. Pero está bien que el acosador sepa que hay gente observando lo que ocurre y que se involucra en la situación. 
  • Denunciar. Haz que un adulto de confianza sepa lo que has presenciado. Esto no es hacer un chismorreo. Es dar la cara por lo que crees que es justo. Nadie merece que lo acosen. Y los adultos necesitan que los informen para poder ayudar. 
  • Apoyar. Habla con la persona que haya recibido acoso. Pregúntale cómo lo está llevando. Dile que crees que lo que ha ocurrido no está bien. Escúchala y muéstrale que te importa. Anima a esa persona a informar sobre el acoso que ha recibido a un adulto de confianza. Y recuérdale a la persona acosada que no es culpable de lo ocurrido.
Revisado por: Allison T. Dovi, PhD
Fecha de revisión: junio de 2021